amor propio III

Mientras no te ames, la gente te amará de cualquier forma, y lo aceptarás y te harás daño, pues te amarán con un amor que no es para ti. Es hasta que te amas que construyes una forma de amarte, y la gente que no pueda amarte de esa forma, no te amará. Si no te amas, aceptas todo, permites todo. Si no te amas, aceptas como amor lo que no es amor, por el simple hecho de que no sabes lo que es el amor. 

La gente abusa de ti, la gente te hace daño y tú tratas de justificar ese daño, creyendo que esas personas te aman, porque es lo que te dicen. Es decir, tú mismo abusas de ti porque no sabes que eso que estás recibiendo no es amor, y no lo sabes porque nunca has recibido amor de ti mismo. Abusas inconscientemente de ti. Es hasta que te amas que te vuelves consciente de ti y de la forma en que necesitas amarte y de la forma en que otros te deben amar. Amarte a ti mismo crea un estándar y cualquiera que intente amarte por debajo, no permitirás que te ame, tu amor propio no lo permitirá.

No eres culpable de nunca haber recibido amor, ni de tu parte ni de otros, pero eres responsable de dártelo. Pues muchas veces, por distintas circunstancias, no hemos podido ver nuestra necesidad de amor. Y no es nuestra culpa no haberla visto. Puede que hayamos sufrido mucho y que eso nos haya impedido ver nuestra necesidad de amor y de amarnos, pero el hecho de nunca haberla visto, y que haya sido por culpa de las circunstancias, no significa que debamos seguir así. Debemos vernos y tratar de ver más allá de lo que nuestro sufrimiento nos permite ver.

Nuestro mismo sufrimiento, nuestro mismo dolor, nuestras mismas heridas, nos dicen que necesitamos amor, nuestro amor. No es normal vivir en el dolor, más bien, eso es la evidencia de que necesitamos superar algunas cosas, de que necesitamos curarnos. Nuestro miedo y nuestras inseguridades nos están diciendo que necesitamos amarnos.

Si no hay amor en nosotros, no podemos reconocer el amor fuera de nosotros, y es por eso que aceptamos cualquier cosa como amor. No somos nosotros los que aceptamos un amor que no es amor, es nuestra ausencia de amor la que lo acepta. El amor en nosotros hace que reconozcamos el amor fuera de nosotros. Cuando nos amamos, ese amor acepta lo que es amor y rechaza lo que no lo es. Cuando nos amamos, no solo nos curamos de lo que nunca fue amor, sino que también nos curamos del futuro.

Nos curamos de lo que vendrá, pues no podrá entrar a nosotros algo que no sea amor. Cuando nos amamos, le cerramos las puertas a todo lo que no es amor. Cuando nos amamos, caminamos por un camino distinto, el camino de nuestro ser. Amarnos es aceptar el amor y rechazar lo que no es amor.

1 comentario en “amor propio III”

  1. Sería hermoso que con tan solo leerlo se pudiera sanar y ejercer ese poder de amor en un mismo. La vida me empujo a experimentarlo. Nunca mas la desafié. Y transito este camino de amarme a mi mismo cansado de sufrir dolor, para conseguir ser mi mejor versión. Y ahí en esa transición la vida me pone lo que pido, no me lo regala, pero me empujo a conseguirlo.

    Gracias por tanta sabiduría , en este camino, me ayudo mucho a poner cada ladrillo para reconstruir mi relación conmigo mismo.

    Gracias.

    Me gusta

Responder a Adolfo Prunotto Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s