amor y enamoramiento

Amor y enamoramiento no son lo mismo, puedes estar enamorado de una persona sin amarle y puedes amarle sin estar enamorado de esa persona. Comúnmente confundimos estas dos cosas y creemos que lo que sentimos es el amor que tenemos por la otra persona, pero el amor no es lo que sentimos, el amor está más allá de los sentimientos.

El enamoramiento es lo que sientes por una persona, el amor es lo que eres con una persona. El enamoramiento puede darse en el amor, pero que exista enamoramiento no significa que exista amor. El amor es más que sentir, es ser.

Muchas de nuestras relaciones se fundamentan sobre el enamoramiento y creemos que todo se trata de lo que sentimos y nos hacen sentir, de todo ese montón de hermosos sentimientos que surgen al lado de una persona. Confiamos nuestra vida y todo de nosotros a lo que sentimos, pero ignoramos que nada es tan frágil como lo que sentimos. Los sentimientos son cambiantes y efímeros, todo lo que pongamos sobre ellos corre el riesgo de caer cuando el sentimiento desaparezca. Es por esto que nos cuesta dejar lo que creemos amar, porque creemos que lo hermoso que sentimos por alguien es amor, aunque esa persona nos haga daño y la relación sea destructiva. Ponemos lo que sentimos por encima de lo que somos, por encima del amor.

Una persona te puede hacer sentir cosas hermosas mientras te está destruyendo, mientras te limita, mientras te ata, mientras te aleja de ti, mientras te impide crecer. Es por eso que confundimos el amor con estar enamorados, porque lo volvemos un sentimiento. Algunas personas dicen que sienten mucho por una persona y que por eso no la pueden dejar, y si les preguntas sobre el daño que esa relación les hace, muchos lo admiten y lo saben bien, pero prefieren lo que sienten por encima de lo que son, por encima de la relación y por encima de la otra persona; son una especie de adictos a un sentimiento.  Todo gira en torno a lo que sienten y no a lo que son o están siendo con esa persona.

Si el amor fuese un sentimiento, podríamos compararlo con el resto de sentimientos como la alegría, o en el sentido negativo, con la tristeza o cualquier otro, y al compararlo con el resto de sentimientos podemos darnos cuenta de que no lo es, pues uno no está siempre triste o siempre alegre, son momentos. Si el amor fuese un sentimiento, sería algo momentáneo, esto significa que por ratos amaríamos y por ratos no, dependería de si lo sentimos. Aquí cabe otra observación: nosotros no dejamos de amar a alguien porque nos hiera, porque nos sintamos tristes o porque no sintamos amor, nosotros le amamos por encima de cómo nos sentimos. A veces la persona que amamos nos hace sentir mal y no por eso la dejamos de amar, eso quiere decir que el amor no es un sentimiento.

Que el amor no sea un sentimiento no significa que lo sentimientos sean malos, o que enamorarse lo sea; no lo es. El punto es comprender que el amor no es un sentimiento y no reducirlo a eso, pues si se hace, nos destruye, y también comprender lo que es el enamoramiento; vivirlo y disfrutarlo, pero no fundamentar nuestras relaciones sobre el enamoramiento.

 

El amor es ser,
todo lo que nos impide ser
no es amor,
aunque se sienta bonito.

 

2 comentarios en “amor y enamoramiento”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s